Inicio > Reciclaje > Reciclaje de baterías usadas: ¿por qué se necesita un contenedor para una gestión segura?

Reciclaje

Reciclaje de baterías usadas: ¿por qué se necesita un contenedor para una gestión segura?

Publicado el 23 de noviembre de 2023

Share

Móvil, ordenador, smartwatch, juguetes, mandos a distancia,… y así un largo etcétera de dispositivos eléctricos/electrónicos que usamos diariamente y que requieren de unas baterías y pilas para su funcionamiento. En España se consumen de media 45 millones de unidades de pilas al mes, dato que, actualmente se encuentra en crecimiento, por lo que hace que cada vez el concepto de “reciclaje de baterías usadas” tome mayor importancia dentro de la sociedad.

Sin embargo, de esa cantidad de baterías consumidas, únicamente se recogen diariamente 463.300 pilas, de las cuales se recuperan en torno a 2,3 y 2,8 toneladas de hierro y zinc, respectivamente. El resto no pasan por un proceso de reciclaje de baterías usadas, por lo que acaban contaminando el medio ambiente.

En España se consumen de media 45 millones de unidades de pilas al mes, de las cuales se recogen diariamente 463.300

Reciclaje de baterías usadas: la importancia de los contenedores para su gestión

La selección de un correcto contenedor para el almacenamiento de las pilas y/o baterías es fundamental en el proceso de reciclaje de pilas y baterías usadas. Estos recipientes se caracterizan por:

1. Seguridad Ambiental

Cabe destacar que las pilas y baterías se componen de sustancias tóxicas y peligrosas como son el plomo, cadmio, mercurio, níquel, litio y otras sustancias tóxicas en forma de polímeros. La mayor parte de los componentes pueden ser recuperados y posteriormente reutilizados como materias primas; sin embargo, en caso de que las pilas y/o baterías sean desechadas inapropiadamente, estos componentes pueden llegar a contaminar aguas y/o tierras y que acaben entrando en la cadena trófica de los seres vivos.

Es importante el reciclaje de las baterías y pilas usadas, pero también es importante que el almacenamiento de estas se realice en un contenedor apropiado y diseñado específicamente para este tipo de residuos de tal manera que se pueda evitar la dispersión de estas sustancias peligrosas en caso de que las pilas y baterías se vean deterioradas.

2. Protección de la salud pública

El uso de un contenedor específicamente diseñado para el almacenamiento de pilas y baterías usadas aporta una protección para la salud del personal que debe manipular estos recipientes debido a que estos contenedores actúan como barreras físicas que evitan el contacto directo de los usuarios y personal que manipula estos contenedores, con las sustancias peligrosas contenidas en las baterías. Además, reduce el riesgo de exposición y los posibles efectos negativos para la salud pública.

3. Facilitan la identificación

En el caso de los recipientes para pilas, ya se encuentran identificados e incluso en algunos casos disponen de selector de compartimento en función del tipo de pila a desechar, permitiendo realizar una primera clasificación. Para el caso de las baterías, los contenedores disponen de zonas en las que identificar los residuos almacenados, evitando el desecho de otro tipo de residuos en el contenedor de baterías.

Contenedor para el reciclaje de baterías

4. Seguridad en la recolección

Los contenedores para baterías usadas pueden ser trasladados mediante carretillas o transpaletas, lo que facilita su traslado y garantiza la seguridad del mismo.

5. Almacenamiento seguro

Tanto las baterías como las pilas deben ser almacenadas en un lugar seguro, previamente designado para dicho almacenamiento. Disponer de una zona específica y un recipiente apto para dicha deposición, minimiza los riesgos de daño o rotura accidental de las baterías y/o pilas y por consiguiente, la liberación de sustancias peligrosas en el entorno circundante.

6. Facilitan el transporte eficiente

Como ya se comentó anteriormente, los contenedores para baterías disponen de hueco suficiente para posibilitar su movilidad a través de medios mecánicos. Además, el tamaño puede ser el de un palet, por lo que facilita su carga con otros residuos también paletizados. En el caso de algunos modelos, disponen también de patines que permiten su volteo.

Este punto es importante, ya que el transporte de baterías usadas se encuentra regulado por la normativa ADR de Transporte de Mercancías Peligrosas, por lo que el contenedor en el que se transporten las baterías usadas debe ser estibado según dicta dicha normativa.

Los contenedores de baterías usadas deben ser transportados según la normativa vigente ADR

7. Reciclaje óptimo

No se debe olvidar que el reciclaje de baterías usadas puede ser más eficiente si desde que son retiradas del equipo o aparato que requiere de su uso, son depositadas directamente en un recipiente apto para dicho almacenamiento, realizando de este modo, una segregación desde el inicio del almacenamiento. Cabe destacar que, según el recipiente seleccionado, en algunos casos estos también permiten la división según el tipo de baterías, facilitando de este modo su posterior reciclaje.

Con el objetivo de optimizar el proceso de almacenamiento, transporte y reciclaje de baterías y pilas usadas, es necesario el uso de contenedores aptos para la deposición de estos residuos. Estos contenedores velarán por la seguridad y salud tanto de los usuarios como del personal que se encargue de su manipulación, ya que dificultan el acceso a los residuos. Se recuerda que, estos contenedores deben ser transportados según la normativa vigente ADR, lo que también garantizará la seguridad tanto en el transporte como en las operaciones de carga y descarga de los mismos.

¿Tienes dudas?

Contacta con nosotros

man-contact
Ir arriba